Las Colinas de Florencia

EnFlorencia.com

Con esta visita por las colinas de Florencia, os proponemos un recorrido rico de paisajes y mucho más. Un paseo para contemplar la ciudad desde fuera de sus antiguas murallas recorriendo las colinas que la rodean. Unas colinas que son lugares de gran belleza y encanto. Sobre todo, son un escenario afortunado que tiene siempre como marco de fondo la expléndida ciudad de Florencia.

Las colinas de Florencia nos cuentan su historia

Nuestro itinerario parte de la antigua porta Romana, la puerta sur de la ciudad. Desde allí subiremos por una de las colinas de Florencia: la colina del Poggio Imperial. Su cima está dominada por una de las maravillosas villas Mediceas. Dejándonos una visión preciosa.

Seguiremos nuestra visita para recorrer parte de la famosa Carretera de las Colinas. Se trata de una red viaria trazada en el siglo XIX por el arquitecto Giuseppe Poggi. Éste, con su diseño, buscaba sobre todo dotar a estas carretera por las colinas de Florencia de los mejores efectos paisajísticos. Para impresionar así a los visitantes y regalar a los florentinos una vista panorámica de su ciudad.

Galileo, Miguel Ángel y la mejor vista de Florencia

Nuestro recorrido incluye también la visita a Arcetri, donde Galileo tuvo su observatorio astronómico. Hoy, Florencia lo homenajea en su Museo Galileo.

Lugar especial en esta visita es la iglesia de San Miniato al Monte, coronando la colina del monte fiorentino. Es una iglesia que guarda los restos del primer mártir de Florencia. Nada más y nada menos que Miguel Ángel consideraba a esta iglesia “la más bella de Florencia”.

A pocos metros llegaremos al mirador Piazzale Michelangelo. Plaza desde donde se puede ver una de las mejores vistas de Florencia y su comarca.

colinas de florencia
Fiesole

Nuestro itinerario termina con la visita a la colina de Fiesole, de gran belleza, donde podremos adentrarnos en un importantísimo complejo arqueológico etrusco-romano, uno de los más importantes del país.

Si quieres solicitar esta visita guiada, escríbenos.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter