Palazzo Davanzati

El Palazzo Davanzati es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil de la Florencia medieval. Que seáis o no apasionados de historia, simplemente con la belleza de un edificio perfectamente conservado os llevaréis una agradable experiencia.

El Palazzo Davanzati es uno de los palacios más antiguos de la ciudad de Florencia. Aunque fue construido en el siglo XIII, la familia que le da nombre no lo compraría hasta el XVI. Al ser una construcción previa al renacimiento y con su perfecto estado de conservación, el Palazzo Davanzati es uno de los mejores ejemplos de arquitectura civil de la Florencia medieval. Testigo ejemplar de cómo vivían las poderosas familias florentinas de aquella época.

Museo de la Casa Florentina

Quizás nuestra introducción haya podido sonar halagadora en exceso. Pero la realidad es que el Palazzo Davanzati nos ha ayudado mucho a entender el nivel de vida y cómo eran los palacios de las familias ricas de Florencia. Tanto es así que en el 1951 el ayuntamiento de Florencia compró el palacio para convertirlo en el Museo de la Casa Florentina. Función que ha cumplido desde aquel año hasta el día de hoy. Así, los florentinos pueden pasear por sus pasillos y alcobas y comparar las casas actuales con aquellas que, más que casas, como su nombre indica, eran palacios.

El Palazzo Davanzati: de familia en familia

Los Davanzati eran una familia de comerciantes, en concreto, mercaderes. En la edad media, un poco antes del Renacimiento, Florencia ya comenzaba a vivir una época de esplendor y muchos hombres de negocios tuvieron un ascenso enorme. Sobre todo, familias de banqueros elevaron su estatus de manera exponencial. El caso más claro es el de los Medici. Así, estas familias construían palacios en la ciudad para, lógicamente, disfrutar de una mejor vida, pero también para dejar claro al resto de ciudadanos su poder.

Los Davanzati no construyeron el palacio, sino que lo compraron a otra familia poderosa, la Bartolini, en 1578. A partir de ahí, decoraron el palacio mejorando su interior y, como no, dejando su escudo en el exterior.

Qué ver en el Palazzo Davanzati

Hablando de su exterior, el Palazzo Davanzati cuenta con unas interesantes galerías ya presentes desde que se construyó en el siglo XIII. Esto nos indica que, además de una residencia privada, probablemente se celebraban actos públicos bajo sus soportales.

En su fachada tenemos también otro curioso detalle. Y es que las ventanas del palacio, ya en su edificación original, eran vidrieras. En nuestros tiempos lo vemos como algo obvio, pero en aquel entonces era un lujo bastante raro de ver, sólo al alcance de unos pocos.

En su interior es difícil quedarse con algo en concreto. Pues es como pasear por un hogar intacto de los años 1500. Las habitaciones están en un estado impecable, con muebles y camas originales. Pero esto sucede con toda la casa. Incluso en los baños, las bañeras y las letrinas metálicas son originales y se han mantenido muy bien durante los siglos. El Palazzo Davanzati cuenta también con un patio interior en el que la familia construyó un pozo privado para tener abastecimiento propio de agua.

Horarios, precios y visitas guiadas

El Palazzo Davanzati puede visitarse todos los días de 08:15 a 13:50.

Su entrada tiene un precio de 6€. Aunque existe un descuento para jóvenes, con un precio especial de 3€.

En nuestra opinión es una visita de la que no os arrepentiréis. Y, seáis o no apasionados de historia, simplemente con la belleza del palacio os llevaréis una agradable experiencia. Podéis escribirnos para hacer una visita guiada por el Palazzo Davanzati y conocer el magnífico edificio acompañados por un guía local.

Palazzo Davanzati