Plaza Santa Maria Novella

Plaza de Santa Maria Novella

La Plaza Santa Maria Novella en Florencia no sólo tiene un gran valor estético sino que es uno de los puntos estratégicos de la ciudad gracias a su situación. Pues está pegada a la estación central de Florencia, muy cerca de la Plaza del Duomo y en pleno centro histórico. Sus numerosos atractivos, su rica historia y su actividad hacen de la Plaza Santa Maria Novella una de las más importantes de Florencia.

Basílica y Plaza de Santa María Novella

La plaza, desde sus comienzos hasta la actualidad, gira alrededor de su iglesia homónima: la Basílica de Santa María Novella. Una construcción de estilo renacentista que sigue la línea armoniosa y los cánones de belleza de la arquitectura florentina de la época. Esa que tantas maravillas nos ha regalado. Su interior, además, cuenta con obras de grandes artistas como Giotto y Brunelleschi.

Iglesia de Santa María Novella
Interior de la Iglesia de Santa María Novella

La basílica, en sus inicios un convento, atraía a tantos creyentes que la plaza tuvo que ser ampliada para poder acogerlos a todos. Una temprana remodelación que finalizó en 1325. A partir de ese momento, con un tamaño ya establecido, nuevas construcciones fueron cerrando su contorno.

Obeliscos, los Medici y carreras de carros

En su interior, destacan casi tanto como la basílica dos grandes obeliscos de mármol. Ambos apoyados en su base sobre las esculturas de cuatros tortugas de bronce. Fueron añadidos a la plaza en el siglo XVI por orden de los Medici. Éstos decidieron celebrar en la Plaza de Santa Maria Novella carreras de carros. La finalidad de los obeliscos, además de embellecer la plaza, era la de marcar el recorrido de las carreras.

Plaza Santa Maria Novella

Otro elemento a destacar es el antiguo hospital de San Pablo, con unos soportales preciosos y que hoy es sede del Museo del Novecento.

Punto de encuentro perfecto

Con todo esto y la construcción de la estación de Santa Maria Novella en sus inmediaciones, la Plaza de Santa Maria Novella siguió ganando importancia en Florencia convirtiéndose también en un lugar de encuentro entre los florentinos. De hecho, ya durante este siglo, se hizo una nueva remodelación donde acabó haciéndose peatonal y se instaló un nuevo suelo y bancos para poder aprovechar mejor esta nueva faceta.

Con todo ello, además de ser un lugar precioso para visitar, es un agradable espacio donde disfrutar y relajarse tanto para viajeros como para locales y un punto de encuentro ideal para quienes llegan a la estación central.

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email