San Mateo de Miguel Ángel

La escultura de San Mateo es una obra inacabada de Miguel Ángel, conservada  en la Galería de la Academia de Florencia. Una estatua monumental que estaba destinada a formar un grupo de 12 que decorarían la cúpula de Brunelleschi. Un joven Miguel Ángel recibía así un encargo importante, la oportunidad de dejar su huella en la Catedral de Florencia. Sin embargo, la llamada del Papa Julio II lo llevó a Roma y de esas 12 estatuas quedó sólo este San Mateo a medio hacer por Miguel Ángel. Pese a esto, la estatua nos muestra una maestría y un talento arrolladores. Una obra no acabada que, aun así consiguió inspirar a otros grandes artistas como Rafael.

Un proyecto para cambiar la Catedral de Florencia

En 1503, la Ópera del Duomo le encarga a Miguel Ángel un importantísimo proyecto. Michelangelo era todavía joven y aun no había terminado su obra maestra: el David. Aun así, su talento ya era conocido y reconocido. Y la organización de la Catedral quería que uno de los artistas florentinos del momento estuviera presente en ella.

La Ópera le encargó un conjunto de 12 estatuas monumentales, de 2.7 metros de altura, de cada uno de los apóstoles. Éstas serían colocadas en la cúpula de Brunelleschi, sustituyendo a la decoración pictórica con la que entonces contaba la Catedral (ahora sus decorados son frescos obra de Giorgio Vasari).

Para Miguel Ángel aquello debió de ser una gran motivación. Un orgullo y una responsabilidad. La posibilidad de entrar a lo grande en la historia y en el arte de su ciudad natal. Formar parte de la grandiosa Catedral donde habían trabajado los grandes maestros de la Florencia del ‘400 que él tanto admiraba.

Miguel Ángel decidió comenzar por la estatua de San Mateo. Para ello se inspiraría en las grandes figuras florentinas del pasado.

san mateo de miguel ángel

Donatello y el San Mateo de Miguel Ángel

Donatello fue el gran escultor de Florencia en el siglo XV. Uno de los grandes artistas de aquel siglo, impulsor del Renacimiento e inspiración para la generación futura. La generación de Miguel Ángel. Michelangelo admiraba a Donatello.

En aquel entonces, el David de Donatello estaba colocado frente al Campanile de Giotto, formando parte de la decoración de la Catedral. Miguel Ángel entraría a formar parte de ello con su San Mateo y su grupo escultórico.

Así, decidió hacerlo rindiendo homenaje a Donatello, a los grandes artistas que lo precedieron.

El San Mateo de Miguel Ángel tiene unas formas peculiares, una torsión del cuerpo muy marcada. La colocación de las piernas, sin embargo, es muy similar a la del David de Donatello (actualmente en el Museo del Bargello). De forma que Miguel Ángel, con la torsión, rostro y gestos, ponía su parte, su esencia y talento. Y, adaptando las piernas a todo ello, hacía que los grandes artistas del pasado estuvieran también presentes. Pues ellos le habían inspirado, con ellos se había instruido y ahora entraba también en su selecto grupo.

El significado tras el San Mateo de Miguel Ángel

El San Mateo de Miguel Ángel, atrapado en el mármol, como a medio camino de su liberación, tenía ya gran parte de su cuerpo esculpido. Su rostro también se distingue con claridad. Es un rostro de tristeza, sufrimiento, pesadumbre.

No hay ningún indicio en la Biblia que nos indique que San Mateo sufriese una vida de miserias o algún periodo de gran dolor. Lo cual nos lleva a una cuestión importante, ¿por qué Miguel Ángel había escogido estas expresiones? De un San Mateo que incluso mira al cielo, como buscando consuelo, rezando a Dios por su tormento.

Miguel Ángel era un hombre muy cultivado, ya en su juventud. Su hermano, además, era cura y gran conocedor de la religión cristiana y sus tradiciones.

En su San Mateo, Miguel Ángel quería representar el pasaje bíblico donde se compara a los creyentes con piedras estáticas. Piedras que, juntas, forman un templo. Rocas que son pulidas y esculpidas por el Espíritu Santo. En su rezo conjunto en la Catedral de Florencia, los florentinos mirarían al cielo a través de la cúpula de Brunelleschi viendo a los doce apóstoles representando esta metáfora, hechos piedra, como ellos. Creyentes.

visita Galería Academia
Sala de los Cuatro Esclavos y el San Mateo de Miguel Ángel en la Galería de la Academia.

Inacabado… entre inacabados

El proyecto de Miguel Ángel para realizar los 12 apóstoles se acabó cancelando. El artista había comenzado por San Mateo. La primera escultura del grupo y, incluso esta, no fue finalizada. En el proceso, el Papa Julio II llamó a Miguel Ángel para encargarle el proyecto de su tumba en Roma. Un magnánimo monumento para el que Miguel Ángel planeó construir hasta 40 estatuas.

Aquel proyecto se vio truncado también por la muerte del Papa. Para la tumba, Miguel Ángel había terminado cuatro esculturas que parecen inacabadas. Y, sin embargo, lo están. Cuatro esculturas con las que Miguel Ángel quería representar el arte de esculpir. Cómo el artista liberaba los cuerpos del mármol. Estas cuatro estatuas son los Cuatro Esclavos.

Curiosamente, se conservan también en la Galería de la Academia. Y, más curiosamente, los encontramos al lado mismo del San Mateo de Miguel Ángel.

Cómo visitar el San Mateo de Miguel Ángel

La obra se conserva en la Galería de la Academia, uno de los museos más prestigiosos del mundo, ubicado en Florencia.

Para visitar el museo, los horarios de visita son de martes a domingo de 09:00 a 18:45.

La entrada tiene un precio de 12€. Ahora bien, para los ciudadanos europeos entre 18-25 años hay un billete especial con un precio de 2€.

La mejor opción para visitar el San Mateo de Miguel Ángel es hacerlo en un tour por la Galería de la Academia, disfrutando de todas las obras maestras del museo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *