El Rapto de las Sabinas de Giambologna

El Rapto de las Sabinas es una obra escultórica realizada por Giambologna situada en la Plaza della Signoria, en Florencia. Giambologna fue uno de los grandes artistas de Florencia en el último periodo del Renacimiento. Su Rapto de las Sabinas es una muestra de su genio, creatividad y confianza en sus cualidades. Las torsiones y complicadas posturas de las figuras de la escultura están al nivel de muy pocos.

La obra, el Rapto de las Sabinas, se conserva en la Loggia dei Lanzi, una parte de la plaza con otras grandiosas esculturas. El modelo de yeso de la estatua, que Giambologna utilizó para luego crearla en mármol, se puede visitar en la Galería de la Academia.

El Rapto de las Sabinas de Gimabologna: el arte por el arte

Normalmente, las grandes obras del Renacimiento eran encargos de las familias poderosas. Los Medici, gente noble o de negocios que contrataba a los grandes artistas para que pintaran, esculpieran o diseñaran para ellos.

El Rapto de las Sabinas de Giambologna no es uno de estos casos. Es una excepcional excepción. El escultor quería demostrar hasta donde llegaba su genio, su talento, su capacidad para crear sobre el mármol.

Así, sin que nadie le encargase la pieza, decidió crear esta obra por voluntad propia y con este fin.

Francesco I de Medici, gran duque de Florencia, tuvo la oportunidad de admirar la pieza una vez Giambologna la hubo finalizado. Allá por el, aproximadamente, 1574. El señor de los Medici quedó tan asombrado que se la compró y la hizo colocar en la Loggia dei Lanzi.

Posturas, giros y luchas en el mármol

Para la escultura, Giambologna utilizó un solo bloque de mármol. De él, fue sacando los tres cuerpos que conforman la obra. Vista una vez finalizada, parece imposible que alguien sacase, de un solo bloque y sin colocar uno tras otro, a las tres figuras a la vez.

Acuclillado en el suelo, un hombre da la espalda a las otras dos protagonistas del Rapto de las Sabinas. De espaldas, se gira atemorizado observando la escena que sobre él tiene lugar. Con un brazo y su mano intenta protegerse de que la violencia allí sucediendo no le llegue. O, quizás, intentar no mirar aunque no lo consiga.

Sobre el hombre, otro diferente permanece en pie agarrando a una mujer. El tronco de la mujer sobresale al cuerpo de éste, cuyos brazos forman un duro yugo entre piernas y torso. Mientras, mira a su presa hacia arriba, intentando dominarla y atraparla.

La mujer intenta zafarse, estirando los brazos en busca de ayuda, de una salida. Su rostro desesperado, de horror, temor, parece emitir un grito desgarrador.

rapto sabinas giambologna

El Rapto de las Sabinas… nombre a posteriori

La obra fue nombrada el Rapto de las Sabinas pero no por Giambologna. El artista no creó la escultura por este motivo o pensando en él. El nombre se lo dieron personas externas una vez fue finalizada y expuesta en la Loggia.

El Rapto de las Sabinas es un evento importantísimo en la historia de Roma. Rómulo, su primer rey, veía cómo Roma crecía en habitantes pero no en mujeres. Entonces, decide invitar a un pueblo vecino, los Sabinos, a unos juegos. Una trampa que en realidad tenía como fin raptar a sus mujeres. Dar a Roma, con este rapto, mujeres y madres de futuros romanos.

Giambologna en su Rapto de las Sabinas buscaba demostrar su talento. A posteriori, su obra podía encajar bien con este hecho histórico así que se le dio esta nomenclatura.

rapto sabinas loggia dei lanzi

Cómo visitar el Rapto de las Sabinas de Giambologna

El Rapto de las Sabinas en mármol se encuentra en la Loggia dei Lanzi, en la Plaza della Signoria de Florencia. Puede visitarse a cualquier hora y es completamente gratis.

El modelo en yeso se conserva en la Galería de la Academia, uno de los museos más prestigiosos del mundo, ubicado en Florencia.

Para visitar el museo, los horarios de visita son de martes a domingo de 09:00 a 18:45.

La entrada tiene un precio de 12€. Ahora bien, para los ciudadanos europeos entre 18-25 años hay un billete especial con un precio de 2€.

La mejor opción para visitar el Rapto de las Sabinas de Giambologna  es hacerlo en un tour por la Galería de la Academia, disfrutando de todas las obras maestras del museo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *