Galería Uffizi

La Galería Uffizi se alza en una ''pequeña'' ciudad como Florencia como uno de los mejores museos del mundo. Consulta los horarios y los precios de las entradas de la Galería Uffizi, cómo llegar al museo y cúales son las mejores obras y artistas de la Galería que no puedes perderte.

Galería Uffizi

La Galería Uffizi se alza en una ''pequeña'' ciudad como Florencia como uno de los mejores museos del mundo. Consulta los horarios y los precios de las entradas de la Galería Uffizi, cómo llegar al museo y cúales son las mejores obras y artistas de la Galería que no puedes perderte.

Uno de los mejores y más importantes museos del mundo se encuentra en Florencia. Se trata de la galería Uffizi, una entidad que cuenta con la mejor colección de pinturas del Renacimiento. Entre ellas se encuentran obras de grandes artistas como Leonardo da Vinci, Rafael, Caravaggio, Miguel Ángel, Botticelli o Giotto y creaciones del calibre de El Nacimiento de Venus de Botticelli, el Baco de Caravaggio o la Madonna del Cardellino de Rafael.

Este incalculable valor artístico e histórico y la unión de estas obras maestras de artistas de tal embergadura hacen de la Galería Uffizi el museo más visitado de Florencia. Superando incluso a la Galería de la Academia en donde se encuentra el David de Miguel Ángel.

Historia de la Galería Uffizi

Ahora bien, la galería no surgió como un museo. Su nacimiento está ligado, como no, a los Medici. En el siglo XVI Cosimo I, líder de los Medici y gran duque de Florencia, confió a Giorgio Vasari la construcción de un gran palacio cerca de la Plaza della Signoria en el que quería juntar todas las oficinas administrativas (uffizi) de Florencia para reunir todas las funciones en un mismo lugar.

A la muerte de sus dos ‘’padres’’, Cosimo I y Vasari, las obras continuaron con otros grandes duques y arquitectos que iban añadiendo partes y modificando el edificio según sus intereses. Fue Francesco I de Medici, a finales del siglo XVI, quien decidió dedicar el último piso a una galería donde guardaría algunas obras de arte propiedad de la familia.

De las oficinas de Florencia a su mejor museo

Poco a poco, este palacio fue siendo el lugar escogido por los Medici para reunir aquí todo el arte en su poder… que no era poco. De esta forma, el último piso se quedó escaso y la galería fue comiendo terreno y relevancia al resto de «uffizi» hasta que éstos mismos se vieron abarcados por el museo. Nació así la Galería Uffizi, un palacio entero dedicado al arte, a las obras propiedad de los Medici y a numerosas donaciones y nuevas creaciones que los Medici fueron encargando para embellecerlo. De hecho, el palacio original, llegado cierto punto, tuvo que ampliarse hasta duplicar su tamaño para albergar todas sus obras.

Es más, incluso el Corredor Vasariano, pasadizo sobre el Ponte Vecchio que lleva al Palacio Pitti, es hoy en día una parte más de la Galería Uffizi y a lo largo de su recorrido se pueden apreciar diferentes creaciones artísticas.

Entradas Galería Uffizi

Si quieres visitar el museo ten en cuenta que el coste de las entradas de la Galería Uffizi es de 20€ para los adultos, 2€ para los ciudadanos europeos entre los 18-25 años y gratis para los menores de edad.

Ahora bien, existe una opción mejor: desentenderse de las entradas Galería Uffizi y todo su proceso y visitar la Galería con un guía experto. Acompáñanos así en nuestro tour por la Galería Uffizi y lleva tu experiencia a otro nivel.

Horarios Galería Uffizi

Actualmente y hasta nuevo aviso, la Galería Uffizi cuenta con un horario de visita reducido. Los horarios Galería Uffizi son los siguientes:

  • De miércoles a viernes: 14:00 – 18:30.
  • Sábado y domingo: 09:00 – 18:30.

Cómo llegar a la Galería de los Uffizi

La Galería Uffizi está en pleno centro de Florencia, pegada a la Plaza della Signoria. Concretamente, se encuentra entre el Palazzo Vecchio y el río Arno, lo que le otorga una situación perfecta y unas vistas magníficas. Estando en Florencia, podréis alcanzarla a pie muy fácilmente desde cualquier punto.

Si llegáis a la ciudad, ya sea en tren o en avión, lo más seguro es que lleguéis a Florencia a la estación de Santa María Novella. Si este es vuestro caso y queréis dirigiros desde la estación a los Uffizi, el camino es muy sencillo y os llevará apenas unos 15 minutos. Esta es la ruta que deberéis seguir: desde la estación, coged la calle Via Cerretanti, que os llevará hasta la Plaza del Duomo. Una vez aquí, debéis seguir por Via Calzaiuoli y llegaréis a la Plaza della Signoria. En la plaza, localizad el Palazzo Vecchio. Caminad hasta la esquina del palacio situada junto a la Loggia dei Lanzi¡y estamos en la Galería Uffizi!

Si llegáis en coche, encontraréis un parking subterráneo justo al lado de la Estación de Santa María Novella. Podréis aparcar allí y llegar andando a la Galería Uffizi siguiendo las instrucciones anteriores.

Si estáis en un punto muy lejano de la ciudad o simplemente preferís coger el autobús para llegar a la Galería Uffizi, también es muy sencillo. Debéis coger la línea C1, que cuenta con una parada al lado del museo. El nombre de la parada  es ‘Galleria degli Uffizi’.

Las mejores obras de la Galería Uffizi

Recordad que la Galería Uffizi es uno de los museos más importantes del mundo. La infinidad de obras de gran valor que posee no cabrían en una página. Pero vamos a hacer un repaso de aquellas que no podemos perdernos en una visita a la Galería Uffizi convirtiéndola en uno de los lugares más importantes de Florencia.

- El Nacimiento de Venus, de Botticelli

Considerada una de las mejores pinturas de la historia. Botticelli creó la Venus más famosa de la historia… y eso que pinturas sobre ella no hay pocas precisamente.

Su Venus llega a la orilla del mar en pie sobre una concha, desnuda con un gran cabello pelirrojo como único ropaje. Aunque un precioso manto, delicadamente ‘’lanzado’’ por una dama a su derecha, se dispone a cubrirla.

- Flora, de Tiziano

Otro de los grandes artistas que ha dado la humanidad. El maestro retrata aquí a Flora, una mujer muy especial para el Tiziano artista, pero también para el Tiziano hombre. Su musa, su ejemplo de mujer perfecta.

- Baco, de Caravaggio

El siempre atrevido Caravaggio nos dejó una representación única del dios del vino Baco. La técnica en esta pintura es realmente embriagadora… y nunca mejor dicho.

Es inevitable ponerse nerviosos ante la delicada copa de vino, que parece estar a un suspiro de desbordarse. Detallada con finas ondas de movimiento y transparente copa.

- La Anunciación, de Leonardo da Vinci

No es ninguna novedad decir que Leonardo fue uno de los mayores genios que la Tierra ha conocido. Saberlo es una cosa y, verlo, otra.

Una mirada a La Anunciación de Leonardo da Vinci basta para comprender lo poco que podemos comprender el genio de Leonardo da Vinci.

- La Virgen del Jilguero, de Rafael 

La pintura es sagrada y terrenal a la vez. Madre y figura divina al mismo tiempo. Una joven Virgen juega sonriente y cariñosa con dos niños mientras sostiene un libro en su mano izquierda. Con la otra, acaricia a uno de los pequeños. El cuidado y el cariño en una mano, la enseñanza en la otra. Todo reunido en la imagen de la Virgen del Jilguero pintada por la mano casi igualmente celestial de Raffaello.

Galería Uffizi: Otras Obras Imprescindibles​

- La Virgen de Ognissanti, de Giotto

Pintura monumental de Giotto en tamaño, belleza y valor histórico. Con más de tres metros de altura, la Virgen de Ognissanti mezcla elementos góticos y renacentistas, como marcando el final y el inicio de ambos ciclos artísticos. Por su grandeza en todos los sentidos, se le comenzó a llamar ‘La Majestad de Ognissanti’.

- Adoración de los Reyes Magos, de Gentile da Fabriano

Pese a que Gentile de Fabriano raramente se incluye entre los grandes artistas de Florencia, su Adoración de los Reyes Magos está considerada una de las obras maestras de la época. Fechada en el 1423, una curiosidad sobre la pintura es que no fue destinada a uso privado sino público. Un ‘’regalo’’ de los Strozzi a la iglesia de Santa Trinità.

- La Primavera, Botticelli

Únicamente eclipsada por El Nacimiento de Venus, La Primavera de Botticelli es su pintura más elogiada y admirada. De nuevo con Venus como protagonista, Botticelli demuestra una vez más que fue uno de los hombres con más talento e ingenio para la pintura.

- Tondo Doni, de Miguel Ángel

Una pintura sobre madera y en base circular, el formato llamado ‘tondo’. Una de las pocas pinturas del genio Miguel Ángel. Aunque el grosso de su obra fue dedicado a la escultura, Michelangelo también era un extraordinario pintor (más que demostrado con la Capilla Sixtina) pese a que no dejó muchas obras pictóricas. El Tondo Doni fue un encargo de la familia Doni. Por el formato, se piensa que pudo ser para celebrar el nacimiento de uno de sus hijos.

- La Venus de Medici

Entre tantas pinturas, surge una escultura entre las obras más importantes de la Galería Uffizi. En el centro de la preciosa Tribuna de Buontalenti se sitúa la Venus de Medici. La única estatua griega original del museo.

- Retratos de los Doni, de Rafael

Los Doni sin duda tenían motivos más que suficientes para sacar pecho por las calles de Florencia. Además de la pintura de Miguel Ángel, el Tondo Doni, encargaron a Rafael dos retratos. Colocados hoy en los Uffizi uno al lado del otro, Maddalena Doni y Agnolo Doni, en sus retratos pintados por Rafael, siguen juntos más de 500 años después.

- Venus de Urbino, de Tiziano

Una de las pinturas más destacadas del genio Tiziano. La obra fue encargada por el hijo del duque de Urbino como un regalo hacia su mujer. En la Venus de Urbino, Tiziano crea una figura de mujer sensual e ideal, una Venus, en un escenario lleno de simbolismo sobre el matrimonio y el erotismo.

- Medusa, de Caravaggio

En un contorno circular, el genio Caravaggio pintó una de sus obras más chocantes e impactantes. En la pintura se representa la cabeza de Medusa recién cortada. Sus ojos están llenos de sentimiento: rabia, dolor, miedo.

- Díptico de los duques de Urbino, Piero della Francesca

La obra es una de las más mediáticas entre toda la colección de la galería. Un conjunto de dos retratos, el de los duques de Urbino que se miran el uno al otro. El paisaje toscano, inconfundible al fondo, es una muestra magistral del uso de la perspectiva. En el reverso del díptico tenemos otra pareja de pinturas con los duques como protagonistas.

- Virgen del Cuello Largo, Parmigianino

Parmigianino muestra en esta pintura, ‘Virgen del Cuello Largo‘, su descaro, innovación y talento. Una Virgen con unas formas antinaturales, con un cuello exagerado y unas manos largas en exceso. Y, aun así, una elegancia y una belleza que cuesta comprender dadas las formas aumentadas. Las posturas arriesgadas y complicadas es una búsqueda de alcanzar la atracción a través de lo difícil.

Artemisia Gentileschi: la mujer del Barroco en la Galería Uffizi

Florencia fue, durante siglos, atracción de grandes artistas y estudiosos del arte. La cuna del Renacimiento y la capital mundial del arte. Al fin del Renacimiento, este trono pasaría a Roma. Pero, aun así, durante el siglo XVII el arte siguió muy presente en Florencia también en el Barroco.

Atrajo así, en el 1612, a Artemisia Gentileschi. Una mujer que llegaría para romper con toda norma establecida. Para abrirse paso en un mundo de hombres a golpe de puro talento, carácter y lucha.

En el mundo del arte, las mujeres no estaban aceptadas. No se les permitía su estudio y se dificultaba cualquier intento de profesionalizarse.

Artemisia Gentileschi era hija de pintor y, desde muy pequeña, mostró interés por el arte, la pintura y por hacer de ello su vida. Con el apoyo de su padre, consiguió formarse. Pero eso era sólo una pequeña piedra de las miles que tendría que superar en su camino.

Fuerza, lucha, determinación y talento

Gentileschi, con sólo 19 años, fue víctima de una violación. Es más, en el juicio, no sólo la humillaron sino que la torturaron y abusaron de ella en las investigaciones. El culpable fue el que, en teoría, iba a ser su maestro de pintura. Un supuesto amigo de su padre.

Con su imagen pública destrozada aun antes de poder abrirse paso en el mundo artístico y una experiencia traumática, Artemisia sólo salió de aquello con más determinación y fuerza.

Con trabajo, infinitas dificultades y, sobre todo, con un inmenso talento, Gentileschi se abrió paso. Fue la primera mujer en ser aceptada en la Academia de Artes y Dibujo de Florencia. Acabó trabajando para los Medici y para familias poderosas de Roma y Nápoles. Que actuaban como mecenas y protectores de una de las artistas, ya reconocidas, del Barroco.

La que es conisderada su obra maestra, Judith decapitando a Holofernes, se conserva en la Galería Uffizi. Además de otra pintura magistral nacida de su mano: Santa Caterina de Alejandría.

Corredor Vasariano: un pasadizo en la Galería Uffizi

rincones de florencia

El Corredor Vasariano es una de las partes más curiosas de la Galería Uffizi. Su función inicial no tiene nada que ver con la actual. Es más, el corredor estaba pensado para evitar gente y no para atraerla. Los Medici se lo encargaron a Giorgio Vasari (de quien coge el nombre) para poder llegar desde el Palazzo Vecchio al Palacio Pitti sin cruzarse con la plebe.

Gracias al enorme éxito y al rápido crecimiento que tuvo la Galería Uffizi, el Corredor Vasariano se destinó al museo para que fuese una sala más. Una sala cuanto menos especial, ¿verdad?

La parte de la galería en el Corredor Vasariano está dedicada en su mayor parte a retratos y autorretratos. Uno de ellos muy importante. Otra de las obras que hay que visitar sin falta en la Galería Uffizi. Se trata del famosísimo autorretrato del gran Rafael.

Pero el corredor no es sólo una parte apartada de los Uffizi, un lugar especial al que acudir sólo para ver el autorretrato de Rafael. En él se muestras más de 1000 pinturas, conservadas en un lugar histórico como este… ¡menuda combinación!

Además no sólo Raffaello Sanzio destaca entre los artistas cuyas obras se muestran en el Corredor Vasariano. Aquí, sumándose a Rafael, podemos admirar pinturas de maestros como Velázquez, Rembrandt, Delacroix y Filippo Lippi.

Un museo especial desde el primer pasillo

La Galería Uffizi tiene forma de ‘U’ invertida. En esta ‘U’ invertida tenemos, por tanto, tres pasillos en cada altura. Dos más largos y uno más corto. Estos nos abren puertas a las incontables salas que conservan las maravillas del museo.

Pero los Uffizi son el museo más visitado de Florencia por algo. En el último piso, ya en el primer pasillo que nos encontramos al entrar, el propio corredor es una obra de arte. El pasillo de levante o corredor este. Gran parte de culpa lo tiene su particular techo.

El techo, o soffitto en italiano, está decorado con increíbles frescos realizados con la técnica llamada grottesca’. Una inspiración e imitación de los frescos que decoraban los techos de la Domus Aurea de Nerón. El monumental palacio del emperador fue descubierto en el ‘400 en Roma. Sus llamativos decorados llamaron la atención de todos los artistas del Renacimiento, que se inspiraron en su estilo único e intentaron aplicarlo a su arte. Así, Francesco I de Medici lo quiso también para el pasillo de los Uffizi.

La Galería Uffizi tiene... hasta buenas vistas

El techo del primer pasillo de la última planta fue decorado inspirándose en la Domus Aurea en el ‘500 por voluntad de Francesco I de Medici. En los siglos posteriores, ’600 y ‘700, los siguientes pasillos siguieron su ejemplo con la decoración de su techo. Aunque sin tener tan presente el ejemplo del palacio de Nerón.

Aun así, resultan realmente bellos. Y eso sin contar las obras de arte que alojan. ¡Los Uffizi son arte entre arte! Y este no es el único atractivo de los corredores de la última planta. Desde ellos tenemos una de las mejores vistas de Florencia gracias a sus cristaleras que asoman a la ciudad.

Desde una parte podemos ver algunos monumentos de Florencia como la iglesia de Orsanmichele, la Catedral y el Palazzo Vecchio. De la otra, el río Arno, el Ponte Vecchio y la preciosas colinas de Florencia.

Serie Áulica

En el pasillo de levante, conocido también como corredor este, el que está decorado imitando la Domus Aurea, tenemos una colección especial. En el pasillo, las obras de arte se dividen en tres. Tenemos una colección de estatuas antiguas, una colección de pinturas de pequeño tamaño y otra de mayor tamaño. Esta última llamada la Serie Áulica.

Lo especial de la Serie Áulica es que es un conjunto de pinturas donde todas representan a los Medici. Retratos de miembros de la familia que levantó los Uffizi. Como una presentación, un ‘’bienvenidos’’ que la familia nos brinda en nuestro recorrido por el museo. Recordándonos que ellos fueron los impulsores del que hoy es uno de los museos más importantes del mundo.

Entre los cuadros, podemos ver representaciones de algunas figuras muy importantes de los Medici como Ana Maria Luisa de Medici o Lorenzo el Magnífico.

Tribuna de Buontalenti: el corazón de la Galería de los Uffizi

La Tribuna de Buontalenti, también conocida como la Tribuna de los Uffizi, es uno de los lugares más especiales del museo. Su corazón. Pues la tribuna fue museo antes de que los propios Uffizi lo fuesen. Como veíamos en los orígenes de la galería, inicialmente los Uffizi eran oficinas, un edificio administrativo. Aquí se reunían todas las funciones administrativas de Florencia. De modo que los Medici centralizaban todo en un único sitio. 

Sin embargo, tenían un pequeño rincón en los Uffizi para guardar sus bienes más preciados: la tribuna. Aquí, en una pequeña sala octogonal, guardaban algunas de sus estatuas y pinturas más valiosas, joyas, gemas… De modo que, si alguna personalidad importante venía a los Uffizi, podían dejarlos sin palabras mostrándoles sus tesoros. Aunque más bien reservaban este privilegio a amigos íntimos.

La obra de Bernardo Buontalenti

Francesco I de Medici, en el siglo XVI, decide darle a la tribuna un cambio grande. Hacerla de verdad una obra de arte y no sólo una sala donde acumularlas. Para ello confía el trabajo al arquitecto Buontalenti. Éste, crearía una sala tan maravillosa que acabaría conociéndose por su nombre. Buontalenti la dota de una majestuosa cúpula, desde la cual, hasta las paredes rojas, descienden cientos de conchas de ostra. El suelo está hecho por fino pavimento decorado con antiguos mosaicos. Así, la tribuna representa los 4 elementos: aire (la cúpula), agua (las conchas), fuego (las paredes rojas) y tierra (el pavimento).

En aquel entonces y en los siglos sucesivos, se comenzaron a acumular una cantidad de obras desmesurada en la tribuna. Obras maestras amontonadas en un pequeño espacio que lo convertía en el sueño de cualquier amante del arte.

Durante el siglo XVIII, miles de personas de toda Europa llegaban a Italia para admirar y estudiar las obras de arte de los genios del Renacimiento en Florencia y las de los antiguos romanos en la Ciudad Eterna. La aparición del Gran Tour hizo que esto tomara un impulso tremendo.

El Grand Tour y la Galería Uffizi

Gentes procedentes de todo el continente llegaban así a Florencia soñando con visitar sus maravillas y el arte de los Uffizi. La Tribuna de Buontalenti se hizo famosísima en toda Europa. Había visitantes que entraban en la tribuna por la mañana y se quedaban hasta que la luz natural se apagaba. Pues a veces no llegaba una jornada entera para ver todas las obras de la sala.

La fama de la tribuna llegó hasta la mismísima reina de Inglaterra. Que en 1772 contrató al pintor Johan Zoffany por una pequeña fortuna que fuese a Florencia y le pintara un cuadro de la Tribuna de los Uffizi. Zoffany se tomó 5 años. En su cuadro podemos ver el increíble grupo de obras que se conservaba en la sala. Algunas de las más importantes de la historia, entre las que curiosos sentaban, discutían y debatían sobre ellas.

De aquel total de obras, una era la reina de la tribuna. La que todavía hoy sigue siéndolo: la Venus de Medici. Ahora la tribuna acoge una cantidad mucho menor de arte que en aquel entonces, pero algunas están entre las obras más valiosas de la Galería Uffizi.

Entre los 10 museos más visitados del mundo

La Galería Uffizi es el museo más visitado de toda Italia. Por delante de la Galería de la Academia y de museos importantísimos de ciudades como Roma, Venecia o Milán.

En el 2019, los Uffizi (institución que engloba Galería, Palacio Pitti y Jardines Boboli) sumaron en total 4.5 millones de visitantes. Lo que confirmó de nuevo al museo entre los 10 más visitados del mundo. Lo que no es de sorprender sabiendo la cantidad y calidad de obras maestras que en él se guardan. Contando con muchas de las obras de arte más importantes de todo el globo.

Anteriormente a la llegada del coronavirus, con el correspondiente cierre de los Uffizi, la Galería recibía de media 10.000 visitantes al día.

Entrar a la Galería Uffizi no es sólo hacerlo a uno de los lugares más importantes de Florencia. Tampoco a uno de los mejores museos de Italia. Estamos hablando de uno de los museos referencia a nivel mundial. Un top 10 de museos del mundo.